jueves, 15 de noviembre de 2007


Como inmersa en una ciudad lejana...en algún sitio fantástico...alli dormía mi alma...allí esperaba...aislada de todo...sola triste...sin aire...
hubo un día en el que ella se acercó a la ventana de su encierro...y la rozó el sol...sólo bastó un suspiro...una palabra y la envolvió la magia...y ese oscuro lugar se convirtió en su refugio...
cada vez que el sol llega a su ventana ella renace...vive...siente...ahoga sus tristezas sintiendose tan plena...como nunca había pensado sentirse...
mi alma juega con el sol...se esperan,se desean,se ansian,se pierden en caricias...se recorren con la mirada que imaginan...
todo es tan soñado...que cuando llega el sol...solo importa ese momento...todo lo demás desaparece...todo lo demás se desvanece...
sólo mi alma y el sol...

1 comentario:

Cecilia dijo...

QUE LINDO POST!
QUIEN PUDIERA ESTAR CERQUITA DEL SOL
Y DEJARSE DAR CALOR X EL
MI SOL ESTA MUY LEJOS
CADA VEZ MAS
PERO BUEHH
SON COSAS QUE UNA DECIDE
Y NO SE PUEDE VOLVER ATRAS
TE MANDO MUCHOS BESOTOTOTONES

CECI