jueves, 22 de noviembre de 2007


Es como que la calma se vuelve torbellino y deja ese sabor de las cosas incomprendidas,
me debato entre alcanzar la razón ante esta marea de confusión, esgrimiendo contra mi propia existencia sin mayor cuidado que no lastimarte, al sentir que ya no alcanza con sentir, si es morir cada vez que lo intento de nuevo...
Y nos miramos perforando los sentidos,y no hace falta comprender ni lo que digo ,ni lo que escribo,pero al volverte sombra con el tiempo toda tu claridad perfora hasta lo más intimo de mi cordura condenandome a perderte sin tenerte más que en mis sueños...

No hay comentarios: