sábado, 19 de enero de 2008

ahora no...


Las palabras murieron en mi boca.
No era lícito preguntar en aquellos momentos
por que me amaba,
habría otros instantes, otros lugares.
Su mirada me hacía sentir adorable,
resbalaba por mis piernas,
por sus formas,
mientras sus labios musitaban "te amo",
Sus gestos me hablaban de algo que iba más allá del deseo.
Me acariciaba abstraído,
mientras mi cuerpo se estremecía
con suaves oleadas de placer,
La emoción al sentirlo en mí me arrastraba,
haciéndome sentir el vértigo de la plenitud...
cerrando mis ojos a las preguntas...
abriendo mis sentidos a la pasión.

No hay comentarios: