sábado, 16 de febrero de 2008

verdad y consecuencia






























...y te condena mi celoso corazón
cuando le contás tu historia,
nunca conocio la gloria
en cuestiones del amor.
Y sé que nunca se me va a olvidar tu voz
aunque pierda la memoria,
con acercarse a la victoria
se conforma un perdedor.
Y te tendré que dejar escapar,
sé que lo voy a lamentar,
pero te digo, amor,
hay que saber cuando parar...






se aprenderá alguna vez?

1 comentario:

Alu dijo...

Se aprende con los errores, hay que saber frenar a tiempo. UN BESO.