miércoles, 6 de agosto de 2008


Porqué escribo...

Escribo porque siento,
escribo para deshacerme de los fantasmas que me acompañan
escribo para sentirme menos sola,
escribo porque me apasiono, porque soy una mujer que quiere, que siente, que ama,
que se enfurece...
Escribo para darle forma a mis pensamientos, para mirar hacia dentro,
para no temer a lo desconocido, para dejar en claro que vivo, que sufro,
que prefiero poner en palabras mis tormentas que padecerlas de otra forma.
Escribo y es como si diera a luz zonas de mi interior que yo misma desconozco.
Escribo cuando estoy triste, cuando la realidad me desborda, y me inunda la melancolía.
Escribo porque así libero angustias, frustraciones, emociones, bronca, furia, ira.
Escribo y doy forma así a las tormentas, a los desiertos, a la sequía,
a las lluvias que no cesan, a los vientos huracanados que barren con mi alma,
a la calma que todo lo aquieta y me inquieta
Escribo porque intento ser fiel a mi verdad, porque quiero plasmar mi historia,
aunque sea yo misma quien la lea, escribo para dar forma a mis sueños,
Escribo cuando me siento perdida en este mar de dudas, de confusión,
cuando repaso el ayer, el hoy, y vislumbro los posibles futuros,
Escribo cuando me da temor el mañana, la incertidumbre,que para mí,
una mujer con apariencia de seguridad, de fortaleza, es una amenaza.
Escribo porque es la mejor manera de poder decirme a mí misma cual fue mi historia,
cuáles mis errores, mis aciertos, mis frustraciones.
Escribo para permitirme fantasear un poco y hacerle frente así
a tanta realidad que me caracteriza, porque es una manera de soñar,
aunque sólo sea un instante y sobre un papel.
Escribo para intentar dar respuestas a tantos interrogantes que dan vueltas dentro de mí,
y sé que es muy probable que no las encuentre, pero sigo intentándolo día a día,
con la esperanza de poder aliviar el exceso de sentido con que a veces me encuentro.
Porque me resisto a la propia vulnerabilidad, pero necesito seguir sintiendo,
y sentir que hay seres en quienes me puedo apoyar.
Porque me emociono, porque de pronto y sorpresivamente,
supe en quienes puedo confiar.
Escribo porque deseo, tiemblo, vibro, me emociono.
Escribo porque amé, amo y quiero seguir amando, aún en contra de mí misma, y de mis miedos,
Porque las decepciones que se sembraron en mi camino,
me enfrentan y me obligan a defenderme, y quiero defenderme.
Porque en mi historia encuentro que vale la pena escribir, expresar,
contar y contarme y recordar,
Porque la vida siempre presenta dificultades, y también oportunidades.
Ambas son ineludibles.
Porque no podemos evitar el paso del tiempo, el dolor, el crecimiento,
las pérdidas, las carencias, las ausencias, las angustias, los conflictos, las sombras,
los altos precios para los logros, porque todo lo que elegimos tiene un costo,
algunas veces alto, otras no tanto.
Escribo porque la vida es elección permanente,
y en esa elección hay cosas que no elegimos, y eso es un espejo de nuestra limitación.
Y lo que no elijo, duele.
Escribo porque creo en un futuro más allá de este mundo limitado y corto y banal,
porque no creo en las casualidades, y no es por ellas
que llegué a respuestas que aún no comprendo acerca de mi vida, y mi esencia.
Escribo para dejar mi testimonio escrito de lo que siento ahora, lo que pienso, lo que imagino,
lo que me emociona, lo que me duele, lo que me acontece ahora.
Porque sé que los seres humanos somos cambiantes, y volamos
de aquí para allá
como una pluma al viento,
como si una mano gigantesca pero invisible manejara algunos hilos.
Y es en ese ser cambiante, que puedo no ser la misma en otro momento,

Escribo porque soy ésta, testigo de su propia vida, que tiene verdades para decir,
sus verdades.
Imperfectas, quizá;
erróneas, quizá.
Pero son sus verdades, y nada ni nadie puede borrarlas.
Por eso escribo.





encontre algunas de estas palabras...
y me senti tan identificada!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Vos sola te sentiste identificada....?, las palabras es el última arma que nos queda para defendernos de la angustia que nos mata y el dolor que nos corroe el alma sin miramiento...., aunque muchas veces uno es esclavo de la palabras que dice y dueño de las que calla!!!!...entonces tan solo nos queda callar y no darnos cuenta que morimos lentamente.

Te quiero amiga..., te quiero con el alma.....

Gla