domingo, 26 de octubre de 2008

"Lecciones de vida"


En lo más profundo, todos sabemos que
hay alguien que estamos destinados a
ser. Y podemos sentir cuándo nos vamos convirtiendo
en ese alguien. Lo contrario también es verdad:
sabemos cuando algo no encaja
y no somos la persona que estábamos destinados a ser. Consciente o inconscientemente,
todos buscamos respuestas, intentando aprender
las lecciones de la vida.
Andamos a tientas por miedo y culpa.
Vamos en busca de sentido, amor y poder.
Tratamos de comprender el miedo, la pérdida, el tiempo. Tratamos de descubrir quiénes somos y cómo podemos llegar a ser realmente.
Sin embargo, con demasiada frecuencia los buscamos en el dinero, en la condición social, en el trabajo ’perfecto’,
o en otros lugares, sólo para descubrir que estas cosas carecen del sentido que esperábamos encontrar y
que incluso nos producen angustia.
Seguir estas pistas falsas sin una
comprensión más profunda de su significado nos deja inevitablemente con una sensación de vacío,
creyendo que la vida tiene muy poco o ningún
sentido, que el amor y la felicidad son tan sólo espejismos.
De modo que :
¿Por qué esperar hasta el final para aprender las lecciones que podríamos aprender ahora?
La lección del miedo, la de la culpa, la de la ira,
la del perdón, la de la entrega, la del tiempo,
la de la paciencia, la del amor,
la de las relaciones, la del juego, la de la pérdida,
la del poder, la de la autenticidad, y la de la felicidad.
Nos han puesto en la tierra para
aprender nuestras propias lecciones.
Nadie puede decirnos cuáles son;
descubrirlas forma parte de nuestro viaje personal. Aprenderemos que no
estamos solos sino mutuamente conectados,
que el amor nos hace crecer, que nuestras relaciones nos enriquecen.
El amor es realmente lo único que
podemos poseer, conservar y llevarnos con nosotros.







Elisabeth Kubler-Ross













el amor que quiero...
a veces no se si esta donde creo y siento que esta...
el amor a veces se disfraza de confusión...de juego cruel...y es alli donde quiero evitar el amor...y cuando la soledad agrieta mi corazón vuelvo a la búsqueda desesperada donde logro resucitarlo entre sus propias barreras y limitaciones...
amor...quédate hoy aqui...!

1 comentario:

sexy dijo...

el amor que quiero, una buena leccion de vida, es lo que he aprendido del amor, no hay que esperar mas tenemos que aprender ya.