viernes, 20 de febrero de 2009

El diagnóstico y la terapéutica.


El amor es una enfermedad de las más jodidas y contagiosas.

A los enfermos, cualquiera nos reconoce.

Hondas ojeras delatan que jamás dormimos,

despabilados noche tras noche por los abrazos,

o por la ausencia de los abrazos, y padecemos fiebres devastadoras y sentimos una irresistible necesidad de decir estupideces.

El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quereme, como al descuido, en el café o en la sopa o el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir.

No lo impide ni el agua bendita, ni lo impide el polvo de hostia; tampoco el diente de ajo sirve para nada.

El amor es sordo al verbo divino y al conjuro de las brujas.

No hay decreto de gobierno que pueda con él, ni pócima capaz de evitarlo, aunque las vivanderas pregonen, en los mercados, infalibles brebajes con garantía y todo.






El libro de los abrazos
Eduardo Galeano

3 comentarios:

Gamar dijo...

Es indomable, por eso nos atrae de manera irresistible y nos domina.

Anónimo dijo...

jajajajajajaja... Dra Amor... muy buena su descripción... daría la impresión de que lo ha experimentado en carne propia....!!!!

Digo.... yo... no más....


jajajajajajajaj


Te quiero


Yop... Tu Gla

sexy dijo...

pues creo que yo estoi contagiada y creo que no es corable, pero me siento feliz. un beso.