viernes, 20 de febrero de 2009

en pasado


Todas soñamos con el Príncipe Azul alguna vez,al menos cuando niñas...
guardábamos en el corazón la inocencia.Creíamos en lo imposible, mientras esperábamos ser rescatadas en nuestras torres de cristal con el vestido de novia para casarnos de blanco con el hombre ideal...
Pero crecimos, y nos dimos cuenta que sólo era un cuento de hadas.
Si bien todas somos diferentes y vivimos historias distintas,y muchas lograron su cometido, en el fondo del alma aprendimos que besar a un sapo ó encontrar a tu príncipe es un juego de azar y del destino y desgraciadamente en este juego las cartas no estan marcadas!

1 comentario:

sexy dijo...

deacuerdo completa mente contigo paty el destino la casualidad es inevitable pero a todos alcanza, es suerte o es no se pero lo alcanzamos de una o otra forma.