martes, 7 de abril de 2009

deseando...




El deseo trabaja como el viento. Sin esfuerzo aparente. Si encuentras las velas extendidas nos arrastrará a velocidad de vértigo. Si las puertas y contraventanas están cerradas, golpeará durante un rato en busca de las grietas o ranuras que le permitan filtrarse. deseo, abstracta, desconcertante, que nos envuelve como un estado de ánimo. El deseo asociado a un objeto de deseo nos condena a él. Pero hay otra forma de Anuncia que estamos listos para el deseo y sólo nos queda esperar, desplegadas las velas, que sople su viento. Es el deseo de desear.





David Trueba
en "Saber perder"

3 comentarios:

Josefina dijo...

Y es que es tan dificil explicarlo porque a veces ni uno mismo se entiende entre los desordenes que uno va dejando en su almaa veces renace ese deseo algo que considerabas perdido en la última decepciòn...
Y cuesta ver como se desmorona,y más aun desearlo con todas las fuerzas de tu corazòn y que ni siquiera se oiga en tus propios oidos...
Cuesta un par de lágrimas, algunos sueños perdidos y muchas esperanzas rotas...
Pero a veces es la mejor salida, a veces hay que caer, para sentir para volver a a creer.
Y puede ser que me equivoque otra vez y puede ser que vuelva a perder, pero la vida me dice que me toca a mi eso de sentirme bien....



Despues voy a copiar este comentario en mi blog... termino siendo una buena entrada...

Besos

Josefina

Gla dijo...

El deseo de desear....el tema es tener claro lo que uno desea... para saber si dejar o no las ventanas abiertas.... No Patry?

Patrycia dijo...

Jose ya lo creo que cuesta...y hasta a veces el deseo es solo de entendernos



Gla ultimamente desear es unirnos en muchas cosas indescifrables...mmmmmmmmmmm amiga !!!deseo que todo se calme y pase!sin lastimarse más!!!