domingo, 22 de noviembre de 2009


En su libro “Las mujeres que aman demasiado ” Robin Norwood nos dice que : Cuando estar enamorada significa sufrir, estamos amando demasiado. Cuando la mayoría de nuestras conversaciones son acerca de él , de sus problemas, sus ideas, sus sentimientos y cuando casi todas nuestras frases comienzan con “el..” estamos amando demasiado. Cuando disculpamos su mal humor, su mal carácter, su indiferencia o sus desaires como problemas debidos a una niñez infeliz y tratamos de convertirnos en su psicoterapeuta , estamos amando demasiado. Cuando no nos gustan muchas de sus conductas valores y características básicas, pero las soportamos con la idea de que, si tan solo fuéramos lo suficientemente atractivas y cariñosas, el querría cambiar por nosotras, estamos amando demasiado. Cuando nuestra relación perjudica nuestro bienestar emocional e incluso, quizá, nuestra salud e integridad física, sin duda estamos amando demasiado.

3 comentarios:

Gla dijo...

Amar...amar demasiado...¿Cuánto es demasiado?

Patrycia dijo...

mmmmmmmmmmm demasiado no se pensa hasta donde es tu demasiado aunque pensandolo bien vos amá ni pienses!generalmente lo pensamos y reflexionamos luego del no amor!

entendés?

beso!

Gladys dijo...

Gla ... se ama demasiado... cuando empieza a doler... cuando uno no es amado... y vaya que dueleeee... amar demasiado es peor que el desamor....

... es un camino que no tiene vuelta... y solo te acompaña el dolor de lo que pudo ser y no fue... solo ese amar demasiado sin correspondencia.. eeeessss...!!

No soy un fantasma ... soy yo..

jajajajajajaja
Tu Gla...