lunes, 16 de noviembre de 2009


No se trata de hablar,

ni tampoco de callar:

se trata de abrir algo

entre la palabra y el silencio.

Quizá cuando transcurra todo,

también la palabra y el silencio,

quede esa zona abierta

como una esperanza hacia atrás.

Y tal vez ese signo invertido

constituya un toque de atención

para este mutismo ilimitado

donde palpablemente nos hundimos
.




Roberto Juarroz

2 comentarios:

Geraldine dijo...

buenas!!!...como siempre muy interesante lo que publicas, no conocía a éste autor....besitos!

Gla dijo...

Uy...silencios y palabras...habría tanto para decir...o para callar...