sábado, 16 de enero de 2010



Solo porque no haya destino a la vista, no significa que no valga la pena el viaje por este camino.

No hay comentarios: