domingo, 8 de agosto de 2010

Motivos para no enamorarme

Ahora puedo decir que aprendí dos cosas nuevas sobre mí: me molesta mucho que todos quieran ser inolvidables, sobre todo porque algunos lo consiguen. También aprendí que en el amor y en la cocina, las combinaciones imposibles a veces resultan perfectas. Aunque intento pensar en el futuro, la verdad no me lo imagino. Mirándolo bien, eso puede ser una ventaja. Al fin y al cabo, ¿quién puede saber
lo que le espera?

No hay comentarios: