miércoles, 2 de febrero de 2011


Cuento los días
de dos en dos,

a ver si así llega antes
la mañana
en la que no
me duelas.

1 comentario:

Pau dijo...

Cuanto de coincidencia ...situaciones distintas...dolores similares...!