jueves, 24 de marzo de 2011




Sin tí, me cansa hasta jugar al escondite,me cansa saltar obstáculos,me cansa pelearme con tu orgullo,me cansa golpear la puerta que ambos queremos que se abra y que tú mantienes cerrada.No creo en tu confusión sino en tus frenos.No creo en tu “tiempo” sino en tu orgullo.No creo en tu odio sino en tu frustración.No creo en tu conducta sino en tu sentir.Me siento como el ciego del poema de Rafael de León que agita su pañuelo llorando sin darse cuenta de que el tren hace rato que ya ha partido…


¡Ven!, ¡Abre!,¡Habla!, ¡Pelea!
¡Que aquí estoy!










Jorge Bucay

No hay comentarios: