lunes, 28 de marzo de 2011

-¿Y qué pasa si no puedo más?

-te sonreirá como él sabe y creerás que todo está bien...Aunque no sea así y sabrás que una vez más te rompió el corazón.

-Yo misma se lo entregué en bandeja. Lo convertí en suyo al igual que el suyo se convirtió en mío.


-Pero tú nunca serías capaz de herirlo. Su corazón sigue intacto.


-Su corazón sigue aquí, conmigo. Por si algún día decide volver.




Nunca, nadie, lo querrá como yo. Nadie.

No hay comentarios: