viernes, 20 de mayo de 2011

Podría haber llorado un mar de lágrimas saladas
arrojarme a los abismos y partirme en dos el alma
desatar la tempestad y el huracán de mi garganta
y confesar desesperado que no puedo con mi rabia
aunque mi actitud no es hoy tan evidente, no puedo sufrir más.

Que el dolor cuando es por dentro, es más fuerte
no se alivia con decírselo a la gente.



si hay dios
Ale Sanz

1 comentario:

Jose Jaime dijo...

Bueno, no se alivia compartiendo, pero al menos uno tiene compañía, que las cosas solo se pasan peor.

Abrazo