domingo, 5 de junio de 2011



Regálame tu risa, enseñame a soñar
con solo una caricia
me pierdo en este mar
Regálame tu estrella,
la que ilumina esta noche
llena de paz y de armonía,
y te entregaré mi vida
Haces que mi cielo
vuelva a tener ese azul,
pintas de colores
mis mañanas solo tú
navego entre las olas de tu voz
y tú, y tú, y tú, y solamente tú




solamente tú
Pablo Alborán

1 comentario:

Jose Jaime dijo...

Tienes una pluma exquisita. El trozo "navego entre las olas de tu voz", es estupendo.

Abrazo