sábado, 23 de julio de 2011

Nadie sabía que aquel atardecer con cielo gris
amenazante y con una tormenta por nacer
iban a cambiar las cosas para siempre...

1 comentario:

Jose Jaime dijo...

Muy bien, se queda en ese punto de misterio.

Abrazo