martes, 27 de diciembre de 2011

Lo supe desde un principio,
lo supe siempre.
 Esto iba a terminar algun dia, como acaba todo lo demas
el adiós estaba  pactado...

lunes, 26 de diciembre de 2011




He aprendido que siempre tenemos la opción de escoger,
y la felicidad está
a una sola decisión de distancia...

CANJE



Es importante hacerlo
quiero que me relates
tu último optimismo
yo te ofrezco mi última
confianza
aunque sea un trueque
mínimo
debemos cotejarnos
estás sola
estoy solo
por algo somos prójimos
la soledad también
puede ser...una llama.

MARIO BENEDETTI

domingo, 25 de diciembre de 2011

ojalá que el regalo del dolor que siento hoy ...sea lo que más ilumine el resto de mis días...
que nadie permita que vuelva a equivocarme contigo...nadie se merece esta culpa que hoy siento sin motivo.
FELICIDADES...nunca te olvides que el daño que uno hace se vuelve más dañino y nos envuelve...

domingo, 18 de diciembre de 2011

Hay una tremenda diferencia entre soledad y desolación.


Cuando tú estás desolado estás pensando en el otro, extrañas al otro.

La desolación es un estado negativo. Tú sientes que estarías mejor si el otro estuviera ahí – tu amigo, tu esposa, tu madre, tu amado, tu esposo. Hubieras estado bien si el otro hubiera estado, pero no está. La desolación es la ausencia del otro.

Soledad es la presencia de uno mismo. La soledad es muy positiva. Es una presencia, una desbordante presencia. Tú estás tan lleno de presencia que puedes llenar el universo entero con tu presencia y no hay necesidad de nadie. (OSHO)

domingo, 4 de diciembre de 2011

Resulta apacible recordar un olor, ser capaces de reproducir unos gestos característicos e incluso unos hábitos, poder rememorar frases o expresiones que eran una seña de identidad. Es incluso mágico repetir fotogramas almacenados en la retina. Es trágico olvidar una voz, a través del tiempo y la distancia.

No todos los pasos pueden seguirse. No todos los caminos conducen al mismo lugar. Las reglas cambian según el juego y a veces incluso, según el jugador. No todo lo ajeno es impropio, ni tampoco todas las preguntas son inadecuadas.

Nos convertimos en mártires, en víctimas, en verdugos, en amantes, en oradores, en alquimistas, en trileros, en malabaristas, en faquires, en zahoríes, en cuentacuentos, en correveydiles, en sicarios y en supervivientes. Nos influyen las circunstancias de cada momento.
Olvidamos facilmente y con cierta vehemencia. Dilatamos los compromisos y perdemos apuestas.

Somos relativamente honestos, relativamente crueles, relativamente mentirosos, relativamente afables, relativamente curiosos. Somos relativamente relativos.

Conocemos gente y los amamos, los convertimos en tesoros. Tesoros autónomos e independientes. Nos olvidamos de que los tesoros deben cuidarse, pueden perderse, pueden robarse, pueden empeñarse. A veces, nos desprendemos de ellos, imaginando que son un lastre innecesario. Olvidamos que no siempre la culpa es de los otros, pero con cierta frecuencia, nos cegamos con lo que queremos ser o lo que creemos que somos.

Es necesario pues, convertir la honestidad en una obligación y descartarla cómo una virtud.
Es necesario pues, convertir los recuerdos de los seres que se pierden y que perdemos, en una virtud y no descartarlos cómo una obligación.

Pasa inadvertida una realidad incuestionable: es imposible borrar nuestras huellas dactilares de las vidas que tocamos.

jueves, 1 de diciembre de 2011

hay una parte de mi que está muy triste,hay otra parte de mí que está muy enojada,hay una parte de mí que está perdida,hay otra parte de mi que esta angustiada,hay una parte de mi que quiere verte ,hay otra parte de mi que me convence  que no es necesario,hay una parte de mi que te ama profundamente ,hay otra parte de mi que no deja de preguntarse para que...
nada más cuerdo que darme cuenta que volví a partirme en mil partes...nada más loco que siempre estar en la misma situación...