sábado, 27 de octubre de 2012



Tenía al hombre que amaba en mis pensamientos;

lo tenía en mis brazos, en mi cuerpo.

El hombre que busqué por todo el mundo,

Había amado fragmentos de él en otros hombres:

tan bello de cara y cuerpo,

tan ardiente, con una mayor fuerza,

todo unificado, sintetizado, más brillante,

más abstracto, con mayor fuerza y sensualidad!


Anais Nin

1 comentario:

charles dijo...

beautiful poem i consider a great write. kisses