jueves, 25 de octubre de 2012







Trata mi cuerpo como a la página de un libro.Léeme,lee mis expresiones, mis cejas, mis labios, mi lengua al hablar.Mis ojos. Entiéndelos. No digas nada. Y así dilo todo en esa página.Escribe tu historia, soy un espejo. Soy la página en blan
co que siempre queda.Esa cara totalmente nueva sobre la que puedes escribir.Haz y deshaz.Escribe aquello que quieras, dibuja, tacha, rompe y vive. Expresa tus emociones. Interprétate.Ve lo más profundo de ti en mi hoja.Soy cualquier libro que hayas leído. Soy cualquier libro que hayas escrito.Soy tú fuera de ti. Enséñate a ti mismo.No temas.Pero bueno, ten en cuenta que sólo soy una página.Si escribes demasiado rápido, o la llenas de algo que no te gusta, me gastaré.No querrás ver lo que has hecho, ni habrá más espacio para que lo arregles.Pero hasta entonces tienes tiempo.Aprovéchalo.

Walter G. van Diest

No hay comentarios: