martes, 4 de febrero de 2014

Y pronto llegó el sentimiento de necesitarle, de querer abrazarle y robarle el aliento con besos; acababa de llegar y ya temía que se marchase, así que se aferró como pudo a cada latido, a cada mirada, a cada te quiero que de su boca exhalaba.

No hay comentarios: